1-Primeros acordes

Hace mas o menos tres años que escribo detras de este blog. Teniendo en cuenta la facilidad con las que hasta ese momento los habia creado y abandonado en un tiempo record, que este halla sobrevivido y lo actualice periodicamente puede considerarse un milagro.

La razón es, simplemente que este blog tiene un proposito muy especial. He tenido la gran suerte de pasar una infancia feliz, rodeada por mi familia y es a ellos a los que debo y a su interés por motivarme a la lectura quien soy hoy en dia.

En mis recuerdos se dibujan las escenas de mi abuelo al caer la tarde junto a la terraza en su silla , mientras yo apenas levantaba un palmo del suelo y nos sentaba a mi prima y a mi en sus rodillas para cantarnos canciones de otro tiempo o aquellos cuentos que siempre le pediamos que repitiese: “Chacolin chacolin que te pegan!” o “El niño de las botas trepadoras”. Siempre los mismos cuentos pero siempre tenian algo nuevo porque mi abuelo al contarlos cambiaba la expresion, las voces era como ver el cuento. Aun hoy en dia sigue contandoselo a mi prima mas pequeña y espero que lo siga haciendo por muchos años. Otra de mis escenas viene a mi cuando recuerdo esos dias de enfermedad que no podia salir de la cama y mi abuela venia a casa (cosa que solo ocurria en estas ocasiones) a traerme un pequeño regalo y desplegar su repertorio de cuentos y canciones. De estas ultimas puedo nombrar mas de diez pero siempre me ha gustado el cuento “El anillo de plata” donde la pobre Mariquilla es secuestrada y llevada de pueblo en pueblo en un saco. Al acabar el cuento mi abuela siempre advertia de lo mismo, al fin y al cabo ademas de para divertir los cuentos existen para aprender.

Por ultimo y no menos importante quedan los cuentos que mi madre inventaba para hacernos dormir. En sus cuentos una niña llamada Maria Pimiento que era exactamente igual que yo, relataba todo lo ocurrido durante ese dia, aprovechando mi madre para resaltar si esa conducta habia sido buena o mala y sobre todo el cariño que la familia de Maria Pimiento tenia por ella. Años mas tarde se incluyo la pequeña Tomatito que haria el papel de mi hermana pequeña o don Lechugon y Doña Berenjena que representarian a mis padres. Aquellos cuentos eran los mas esperados al final del dia y fueron junto aquellos que mi profesora de preescolar y amiga, que en paz descanse me impulsaron a coleccionar estos cuentos.

Al principio los reunia en la memoria intentando guardar todos los detalles hasta el momento de volver a contarlos pero mas tarde opte por reunirlos en un cuaderno o alguna hoja de papel grapada al mismo. Finalmente descubrí que mi cuaderno era tan solo para mi y que mediante este blog podrian llegar a muchas mas personas que quizas puedan un dia compartirlas con sus hijos o quizas crear sus propios cuentos.

Porque podemos ganarle esta batalla al olvido y hacer volver a los cuentos como una hermosa forma de estrechar lazos familiares, conocer nuestra cultura y por ende a nosotros mismos y aprender de ellos.

Esta es mi historia sobre como decidí hace tres años empezar este blog y espero que sirva para que todos aquellos que siempre me decis “yo no se ningun cuento” os quedeis sin excusas.

Un saludo Yandara

1 comentario

  1. 29 octubre, 2010 a 12:57

    […] 1º- PRIMEROS ACORDES (29/10/10) […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: