El diamante magico

Dentro de un bosque frondoso, oculto en la húmeda sombra de sus árboles andaba un hombre solo con sus pensamientos. El hombre caminaba pensando en sus problemas y se encontraba vacío, y muy, muy triste. Mientras andaba y andaba por el bosque su desesperación ganaba terreno, pues no sabía darle un sentido a su existencia. Pero de repente, alicaído y melancólico, se encontró un bello diamante que se encontraba justo en medio del camino.

A pesar de su angustia cogió el diamante y lo puso suavemente en su mano. Después de soplar para quitarle el polvo empezó a observarlo detenidamente mientras se alejaba de su preocupación. ¡Un diamante muy bello!

Como hipnotizado por el diamante continuó quieto, inamovible en aquel rincón oscuro del bosque hasta que empezó a contemplar algo que brillaba dentro de aquella piedra preciosa tan valiosa: un rostro bello y afable se empezaba a dibujar en el diamante.

La belleza de aquel rostro de hada hizo estremecer a aquel hombre que se sentía absorto mientras unos grandes ojos pestañeaban repetidamente. Finalmente los labios de aquella preciosa hada se entreabrieron:

-Me llaman hada del bosque. Durante siglos he otorgado deseos a quién me lo ha pedido. Me puedes pedir aquello que más desees y te será concedido.

Aquellas palabras hicieron despertar el alma de aquel hombre absorto en sus pensamientos. ¡De repente se dió cuenta que una maravillosa hada le podía proporcionar aquello que quisiera!

-Pídeme aquello que más desees- repitió el hada del bosque.

La voz resonó tan dulcemente en sus pensamientos que el hombre no sabía como resolver sus deseos. En cambio aquella voz le parecía dulce y hermosa, como música para sus oídos. Así pues no sabía qué decidir, hasta que finalmente afirmó:
-Hada del bosque que habitas en este diamante, sólo te pido que hagas aquello que tu consideres mejor.

Y el hada contestó:

-¡Oh amigo desdichado! Eso me pediste cuando eras un animal y te convertí en el hombre triste que ahora eres!

Cuento facilitado por la editorial RBA, extraído del libro “Los mejores cuentos espirituales de Oriente”, de Ramiro Calle

Anuncios

4 comentarios

  1. 7 agosto, 2010 a 12:45

    […] El diamante mágico […]

  2. 8 marzo, 2012 a 4:09

    no me gusto ese cuento

    • xantra said,

      21 marzo, 2012 a 0:43

      Este es un ejemplo de un comentario que no voy a borrar. El blog no es perfecto y sobre gustos los colores, pero al menos este chico ha tenidog la decencia y educacion de expresarse educadamente y sin palabras malsonantes o insultos. Aprended de el, que las criticas siempre sirven para ayudar a construir un blog donde todos podamos aportar algo y encontrarnos a gusto. Por eso repito una vez mas, nadie se me venga a quejar de que no publico tal comentario, si un comentario no sale es porque es grosero y malsonante o simplemente no es legible y no se entiende. (decir que a veces aunque me duele en el alma paso por alto comentarios con muchas faltas ortograficas, pero siendo un blog en el que participan gente de diferentes edades es normal que se nos cuele alguna) Pues eso, no os corteis, siempre intento responder a los comentarios aunque sea de tarde e tarde y os los agradezco de verdad! Yandara

  3. salome said,

    9 marzo, 2013 a 18:28

    buena a uno lo deja muy pensativo como ami


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: