LA INJUSTICIA DE LA MERA SOSPECHA . Chino

Un hombre perdió un hacha. De inmediato sospechó que el hijo del vecino se la había robado. Cuando veía pasar al niño, el niño tenía apariencia de haber robado un hacha; cuando escuchaba sus palabras, oía a un niño que había robado un hacha. Todos los actos y modales del niño indicaban que era el ladrón.
Más tarde, mientras cavaba una zanja, el hombre encontró el hacha perdida.
Al día siguiente vio de nuevo al hijo del vecino, pero en sus actos y modales no había rastros del niño que había robado un hacha. El niño no había cambiado, sino el hombre. Y el único motivo de ese cambio radicaba en su sospecha.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: